Somos naturaleza. Poner al dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe – Entrevista a JOSÉ LUIS SAMPEDRO

El Pais, entrevista de Luz Sánchez-Mellado a José Luís Sampedro

 

Azuzó a los jóvenes a indignarse y reaccionar. Ahora les pasa el relevo. El economista, literato y pensador, de 94 años, cree que el capitalismo se acaba y la actual “barbarie” del mundo dará paso a un nuevo sistema.

 

 

No nos oye llegar. Está de espaldas frente al ventanal. Es mediodía, la luz entra a        chorro y su figura se recorta contra el azul intenso del mar al otro lado del cristal. Un claroscuro perfecto: los pelos de punta, las orejas despegadas, la espalda recta, la diestra arañando un folio con un bolígrafo. La viva imagen de la introspección. José Luis Sampedro no es un hombre de acción. Al menos en sentido estricto. El pensamiento, la reflexión y la contemplación han sido a la vez su alimento y su legado. A sus 94 años, sordo y aquejado, que no quejoso, de diversos males de su edad, escribe todos los días. Así, a mano, con el papel apoyado sobre una tabla, compuso el prólogo del célebre Indignaos –de Stéphane Hessel y un capítulo de Reacciona, los ensayos que han espoleado el Movimiento 15-M.

 

 

“Mi única ambición ahora es morir como un río en el mar. Ya noto la sal”

“Esto acaba por degradación moral. Hemos olvidado justicia y dignidad”

“Me pueden apartar y jubilar. Pero no me pueden jubilar de mí mismo”

       

Nos encontramos en su apartamento alquilado en la misma arena de la playa de Mijas (Málaga) días antes de que los indignados tomaran la Puerta del Sol. Se le veía frágil. Un gigante de metro noventa todo piel y huesos y ojos transparentes clavándose en los del prójimo. Un místico. Pero un místico lúcido. Y enamorado. Su esposa, la escritora Olga Lucas, 30 años menor, le sostiene en todos los sentidos. Ella es sus oídos, sus ojos y sus antenas. Pero el que piensa -y el que actúa pensando- es él. Juntos firman Cuarteto para un solista (Plaza y Janés), la “novela de ideas o ensayo novelado” que publica ahora y que constituye su testamento intelectual. Quisimos verle de nuevo para saber cómo saludaba, por fin, la reacción de los jóvenes. No fue posible. El celo de Olga le protege del mundo. Quizá de más. Pero gracias a ella está vivo, o eso dice él.

¿Cómo ve el mundo desde aquí? Nuestro tiempo es para mí, esencialmente, un tiempo de barbarie. Y no me refiero solo a violencia, sino a una civilización que ha degradado los valores que integraban su naturaleza. Un valor era la justicia. Dígame si Guantánamo o lo que pasa en China es justicia. Se juzga a la gente en virtud de la presunción de culpabilidad. Todo eso del ataque preventivo, un nombre eufónico para hablar de la ley de la selva. En 2000 años, la humanidad ha progresado técnicamente de forma fabulosa, pero nos seguimos matando con una codicia y una falta de solidaridad escandalosas. No hemos aprendido a vivir juntos y en paz.

En su libro, los cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire, se reúnen para lograr la supervivencia de los humanos. Sí, porque el hombre los está olvidando. Los cuatro se preocupan porque, al alejarse de ellos, se aleja de su naturaleza. Se ha creído más de lo que es, se piensa por encima del cosmos. Los cuatro dicen: mientras crean en nosotros, serán humanos. Si no, peligran.

Dice que el hombre es al universo lo que la neurona al hombre: una célula pensante, pero una más. Dentro de mí hay millones de células como dentro del cosmos hay millones de seres. El hombre tiene dos peculiaridades: la palabra, y con ella el pensamiento, las ideologías y las creencias. Y la sensación de superioridad, pensar que es inmortal. Eso es lo que los cuatro no reconocen. Una cosa es la vida espiritual, incluso el sentimiento de que hay más allá, y otra las religiones con funcionarios que las explotan. Cuando el hombre se cree por encima de la naturaleza, piensa que puede transformarla, iluso.

¿Qué le sugiere que en el siglo XXI se declare santo a Juan Pablo II, fallecido hace cinco años? Hay una gran diferencia entre verdad y creencia. La verdad es la que podemos comprobar, y las creencias pertenecen a la zona imaginaria.

Pero esa creencia articula la vida de millones de personas. Y conduce a la idea de que hace falta una administración para entretener las almas, repararlas si se deforman, asegurarles si hacen todo bien un asiento en el paraíso. Para determinar nuestra conducta, las creencias son más importantes que la verdad. Y los que creen en esa inmortalidad hacen bien en comportarse según ella. Lo que hacen mal es exigir que los demás lo hagan.

Obviamente, no es creyente. Yo no puedo decir si hay Dios o no. Creo que no, pero no tengo seguridad. Ahora, tengo la seguridad de que el Dios que nos vende el Vaticano es falso, y lo compruebo leyendo la Biblia con la razón y no con la fe. Cuando creemos lo que no vemos, acabamos por no ver lo que tenemos delante.

En su vida habrá habido gozo y sufrimiento. ¿No envidia la paz de los creyentes? Esa es una de las razones por las que existen religiones, hay quien se cree a los dioses porque se ve inseguro ante el mundo. Además, todos tenemos necesidad de afecto, y pensar que hay alguien que nos protege es consolador. Pero mi actitud de no usar ese consuelo también. Mire, yo estoy a punto de morirme y estoy tan tranquilo. Gracias a ella [mira a su esposa], que me da una enorme tranquilidad y a la que le debo la vida. Si no fuera por ella, yo estaba muerto hace tiempo.

¿El amor es el consuelo del agnóstico? La gente suele identificar el amor con el hecho de hacer el amor, y piensa que a mi edad no tiene sentido. Claro que lo tiene. La compenetración, el afecto, el saberse sin hablar. Para mí, eso es más que siete Nobel. El goce de la vida no es cuestión de cantidad, sino de sensibilidad, intensidad, compenetración. La ternura da una intensidad profundísima. Y para eso no necesito el alma, tengo la mente. El cerebro, a base de combinar ideas como hace, peor, un ordenador, construye un mundo mental que da las sensaciones que se atribuyen al alma. Yo tengo memoria, algún entendimiento y voluntad. El mundo es energía. Todos tenemos una chispa. A lo que llaman alma, yo lo llamo mente.

¿Y frente al miedo a la muerte? Frente al exterior que no podemos conocer del todo hay una actitud de inquietud e indefensión. Eso nos lleva a decir: voy a transformar el mundo, como dicen ahora. Yo no pretendo cambiarlo, sino estar en armonía con él, y eso supone una vida que cursa como un río. El río trisca montaña abajo, luego se remansa, y llega un punto, como estoy yo, en que acaba. Mi ambición es morir como un río, ya noto la sal. Piense en lo bonito de esa muerte. El río es agua dulce y ve que cambia. Pero lo acepta y muere feliz porque cuando se da cuenta ya es mar. Ese es un consuelo. No necesito la esperanza de un personaje que me acoja. Admito que haya más allá, pero no un señor pendiente de José Luis.

Y que lo mande al cielo o al infierno. O que diga, a este lo pongo en coma y lo tengo así seis meses. Eso no es vida humana, eso es ser una coliflor. Pero hay quien dice: Dios es el dueño de la vida, y hay que agradecerle y dedicarle mi sufrimiento. Pero, bueno, ¿qué creencia tiene quien piensa que Dios se regocija con el sufrimiento? Esas ideas me parecen monstruosas. Estar contra la eutanasia, con garantías, me parece de una irracionalidad propia de una mentalidad primitiva.

¿Ha hecho testamento vital? No, pero ella [su esposa] sabe que, llegado el momento, quiero que me dé el potingue. [Interviene ella: “Sí, pero tienes que hacerlo, no quiero ir a la cárcel”]. Lo haremos. Hay que aceptar que acabamos. A mí me han dado la vida, quien fuera, y he procurado hacer lo que debemos hacer todos, vivir. Pero vivir siendo quienes somos, solo así alcanzaremos el máximo nivel. Para mí, el desarrollo de un país no es que se ponga a la altura de Estados Unidos. Es que desarrolle sus posibilidades al máximo. Yo fui una semilla, y he tratado de ser yo al máximo. No sé si mi obra es buena o mala, lo que digo es que la hice lo mejor que pude. Como neurona, he tratado de incorporar la mía a los demás, porque somos todos juntos y un hombre solo no es nada.

Dicen que China está a punto de superar a Estados Unidos en desarrollo.El desarrollo está pensando en la rentabilidad. Lo importante no son esas tres palabras que ahora todo lo mandan: productividad, competitividad e innovación. En vez de productividad, propongo vitalidad; en vez de competitividad, cooperación, y frente a esa innovación que consiste en inventar cosas para venderlas, creación. Esa es otra. El arte es mercancía. Esos artistas como Hirst, que cogen una cabeza de vaca, le ponen un diamante y se forran. Perdonen, pero eso no me parece desarrollo. El desarrollo humano sería el que condujera a que cesaran las luchas y supiéramos tolerarnos. Y ser libres, pero todos, porque la libertad es de todos o no es.

Decía usted: “¿Libertad? Vaya a un supermercado sin dinero y verá lo libre que es”. El mercado no da la libertad. La libertad es como una cometa. Vuela porque está atada a la responsabilidad del que maneja. Lo sabían los revolucionarios franceses: libertad, igualdad, fraternidad. Hay que tener el pensamiento libre y crítico. Para ser yo, la poca cosa, la neurona que sea, necesito pensar con libertad. Con la libertad de la cometa. Mire las elecciones. Hay unas campañas fabulosas para inculcar a la gente lo que tiene que votar. Y como el poder tiene unos medios extraordinarios de difusión, que son de persuasión, logra que se vote a quien se vota y pase lo que pasa.

¿Y qué pasa?: ganan unas veces unos y otras otros. Pues mire, usted perdone que me extrañe de que la gente vote a un señor como Berlusconi.

¿Eso es porque la gente no piensa? Porque la gente no hace crítica, porque acepta la creencia que le proponen a base de bombardearle con los medios. Los titulares de los periódicos son efímeros, tienen muy poca importancia frente a cosas como Guantánamo, un insulto a la justicia y a la inteligencia. ¿Y de Japón? ¿Y de Haití? Del sida en África, o de la falta de educación, no habla nadie porque no interesa al poder, que es el que dispone de los medios, que dicen lo que al poder le interesa. Contra eso hay que indignarse, reaccionar y decir no.

¿Me está diciendo que los periodistas trabajamos a las órdenes del poder y el mercado? No todos. Los hay que se resisten y reaccionan. Pero incluso los que siguen la corriente lo hacen inconscientemente: eso que llaman la información es una parte de lo que pasa, ocultando todo lo demás. Como cuando en una biblioteca hay libros delante y no dejan ver lo de atrás. Lo hacen inconscientemente porque saben que eso es lo que vende.

Ahora se sabe la audiencia exacta de cada noticia y existe la tentación de ofrecer lo que se pide. Claro, a mí me hacen muchas veces el elogio del ordenador. Estoy de acuerdo, pero si usted se acostumbra a consultar el ordenador en vez de pensar, acabará pensando lo que le diga el ordenador. Esto es parecido. El periodista sabe que o hace lo que conviene o se arriesga, y se lo piensa.

Su protagonista es un viejo profesor internado en un sanatorio. Su psiquiatra dice que antes sus pacientes eran los deprimidos, y ahora, los ansiosos. ¿Eso tiene que ver con el progreso que nos arrolla? Eso me lo dijo mi amigo el doctor Valentín Fuster. Algo de eso hay. Fíjese en que cada vez dependemos más de las creaciones mecánicas y científicas. Piense cuánto tiempo dedicamos a usar máquinas. Yo no sé ni hablar por el móvil, no me interesa. Gracias a mi mujer, que se entera de lo que hay y me lo cuenta.

Pero el mundo es el que es. ¿La alternativa es volver al pasado? Otra cosa que decía Fuster: vamos a parar y hablar del asunto. Pero no son capaces. Los que tienen poder quieren más poder; los que tienen dinero, más dinero; los banqueros que están forrados quieren sueldos más altos, y a la vez le dicen al obrero que hay que trabajar más y cobrar menos, ¡pero bueno! ¿Por qué no se para un rato la rueda y se reflexiona? Porque a los que mandan no les conviene, por eso no favorecen el pensamiento crítico, sino el transmitido por sus medios y por la educación, porque eso empieza en la niñez. Ahora lo de Bolonia es entregar la Universidad a los financieros e industriales. Y se estudiará lo que convenga para producir más.

Algunos piensan que hay que estudiar lo que se precisa. Que de la pasión no se vive. Yo aconsejo que el chico haga lo que le guste, porque rendirá más y vivirá más feliz, aunque gane menos. Una razón por la que hay tanto paro es que nuestro boomestaba montado en esto [señala las torres de la playa]. Era especulación. Además se atrajo a una mano de obra que no está capacitada para nada más. Ahora cómo la trasladas. Fíjese que la productividad se consigue con máquinas, todo elimina mano de obra. El músculo no encuentra trabajo. Yo mismo ahora no sería capaz de dar clases porque no manejo el ordenador. Si hubiera sensatez, si nos educaran para ello, reaccionaríamos y diríamos: alto, paremos a pensar. Racionalicemos el crecimiento demográfico.

En España somos los menos prolíficos del mundo. La reflexión la ha de hacer el mundo entero. Vamos a redistribuir la producción. El poder no quiere reflexionar porque no le interesa cambiar. Mientras, se corrompe todo, el sistema se hunde, entramos en esta barbarie. Como pasó al final de Roma. Ahora viene otra sociedad. El sistema capitalista se ha terminado: ya no funciona.

¿Cuánto de vida le da? ¿Llegará a verlo? No se lo puedo decir, pero estoy seguro de que en este siglo se empezará a notar la imposibilidad de mantener el desarrollo y las políticas autoritarias de esta manera, que encuentran cada vez más resistencia, y habrá cambios profundos. Quizá la primera reacción del poder sea el autoritarismo y entraremos en un despotismo científico. En el siglo XVIII hubo un despotismo ilustrado, ahora habrá una situación en la que unos ricos selectos dispongan de todo el progreso mientras en África y Asia hay lo que hay.

¿La brecha científica separará a ricos y pobres? La ciencia está en manos del dinero. Pero las creaciones científicas se hacen con un propósito y luego tienen otras consecuencias. Internet ha permitido lo que llaman globalización: pasar el poder de los políticos a los financieros. Pero la globalización, al tiempo que ha permitido a los ricos dominar más el mercado, ha creado los foros sociales que pueden minarles.

En el sistema está el germen de la disidencia. Claro, crea armas para otros, son consecuencias no deseadas de la técnica creada a demanda del poder. Ocurrirán cosas que no puedo prever, pero que conducirán a una situación distinta.

En su libro parece que tenía previsto el terremoto, el tsunami y el desastre nuclear de Japón. Hombre, es que tiene que pasar. Lo que me sorprende del tsunami es que una técnica como la nuclear, avanzadísima y todo lo que quiera, sabe poner en marcha una central, pero no sabe pararla. Y pasa no solo en la técnica. El Gobierno americano es capaz de montar Guantánamo, y resulta que no es capaz de desmantelarlo. Que no se les suban tanto las campanillas a los líderes científicos y políticos. Tienen puntos débiles.

¿Qué le pareció la reacción del pueblo japonés ante la catástrofe, o los islandeses que han emplumado a los financieros? En Islandia ha ocurrido esto porque es un país pequeño donde hay la posibilidad de unirse, aquí no. Estamos divididos deliberadamente para que seamos menos eficaces. La civilización moderna trata de individualizarnos y decirnos: usted es un individuo, usted es el rey de la creación, usted elija, usted tiene derecho, usted tiene libertad. Si aquí se reunieran todos los jóvenes, pero todos, podrían hacerse grandes cambios. Pero no se harán, porque los del PP harán lo que les dicen, y los del PSOE harán lo mismo.

¿No hay también apatía y conformismo de la mayoría? Sí, porque al mismo tiempo que nos dividen y nos mantienen en la ignorancia, nos ofrecen otros alicientes: el espectáculo, los festivales, el fútbol, y se desahogan por ese lado. Está todo montado también para ocultar lo que pasa detrás de la cortina. En cambio, nadie parece darse cuenta de que el señor Rajoy es el primer aliado de los que nos causan los problemas de crédito, porque dice en todos los foros que España está muy mal. La gente no reflexiona sobre eso, porque esa es una razón para no votar a esas personas que denigran a su país solo porque no son ellos los que gobiernan.

Llevamos ocho años de Gobierno socialista. ¿No han estado a la altura?No, por una razón muy sencilla: no son socialistas. Es un Gobierno capitalista que pasa por socialdemócrata. El socialismo no habría privatizado Telefónica. Ahora anuncia que va a despedir a 8.000 obreros; si fuera del Estado, no lo haría. Y dirán: la empresa pública es menos rentable. Pero ¿para quién? Las empresas privadas dan más dinero para el director, no para los obreros. Y si viene otro Gobierno, será más capitalista aún. Los Gobiernos no evitaron la crisis financiera y los pueblos siguen votando a quien ha hecho las cosas mal. ¿Quiénes provocaron la crisis?: los banqueros. ¿Quiénes salieron antes?: los banqueros. ¿Quiénes siguen ganando mientras el resto está parado?: los banqueros. ¿Quiénes les manda?: el capital.

Hablando de los trabajadores que ‘sobran’, la gente tendrá que trabajar para sobrevivir. Claro, pero si trabajan todos, tendría que ser en producciones de más baja rentabilidad. Y al poder, eso le tiene sin cuidado. Mientras mande el capital, esto no tiene arreglo, pero entretanto se está erosionando el sistema por dentro. Habrá una gran reacción si sigue la cosa así, esto no puede continuar.

¿Esto va a explotar? Sí, esto se acaba. No le puedo decir cómo, pero lo estoy viendo, y además por degradación ética y moral, porque se han olvidado de la solidaridad, de la justicia, de la dignidad. La corrupción es que los hombres que han de gobernar se ofrecen en venta. El capitalismo lo convierte todo en mercancía. Somos naturaleza, y poner al dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe.

¿Este libro es una especie de testamento intelectual? Bueno, aún estoy aquí y escribo cada día. Ahora estoy tomando notas pensando en hacer una cosa breve, porque no puedo hacer planes para una novela. Quisiera hacer un librito sobre mi visión del mundo originado en el vacío, y en el vacío surge la energía.

Siempre tiene las mismas obsesiones. Sí, sobre todo desde que empecé a despejar cosas que me habían enseñado y a ver al hombre como especie biológica, como un ser privilegiado, pero natural.

¿Cómo ve su vida desde sus 94 años? Yo me considero un inmigrante en esta España. La manera de ser se construye en la adolescencia. Yo me construí en la España de los años treinta. En el 36 tenía 19 años, empezaba a vivir. Y entonces vino la catástrofe. Soy un inmigrante que no puede volver a su país porque ha desaparecido. En la Guerra Civil estuve en los dos campos, pero la dictadura fue una monstruosidad, aún hay quien dice que se vivía con placidez, serían ellos. La Universidad fue decisiva, dar clase es para mí tan importante como la literatura y la economía. Luego vino la etapa de padre de familia. Tuve la desgracia de perder a mi mujer, y no pensaba casarme, pero quién se resiste [mira a su esposa]. Nos encontramos en el balneario de Alhama. Yo iba cada año porque tenía lumbago. Ella se fue a su sitio, yo al mío, nos escribimos y hasta hoy.

¿Uno se enamora de forma distinta a los 80 años que a los 30? En el fondo se enamora uno igual, los dioses cambian de ropa, pero así son los dioses. Y las diosas. Tuve esa suerte, y aquí estoy, feliz.

¿Cuáles han sido los placeres de su vida? Placeres sencillos: la lectura ha sido extraordinario. Con la música he disfrutado muchísimo, he tocado un poco el piano y el violín, pero sobre todo he escuchado, y ahora la sordera me priva de esto. La contemplación ha sido importante. Hablo muchísimo conmigo, me trato mucho.

¿Y discuten? A veces. La felicidad en gran parte es llevarse bien con uno, y luego con los que están cerca.

Dice que esta casa frente al mar es su sanatorio de reposo mental. ¿Qué encuentra aquí? He comprado todo lo que se ve desde la terraza, sí, es mío. Usted se ríe, pero imagine que soy archimillonario y he adquirido ese trozo de mar, ¿qué haría con él? Pues lo mismo que ahora, porque no tengo la obsesión de ser propietario, que es lo que hace que los ricos compren la vaca de Hirst. Lo contemplaría, pasearía y dejaría que la gente se moje, porque no me perjudica. Pero la gente quiere ser propietaria, porque quiere mandar, y quien posee una cosa quiere otra. Hace falta menos para vivir bien.

¿Qué es lo imprescindible? El afecto. Y quien no lo tenga, afecto hacia sí mismo, hacia la naturaleza, hacia un perro. Fuster, a los estresados les decía: cómprese un animal de compañía, aunque sea un loro, y hable con él. No se precisa mucho más.

En este siglo de tantos inventos, ¿de cuál disfruta más? De los libros y la música.

Me refería a algo de la modernidad. El ascensor es un gran invento.

Si no tiene propiedades, ¿cuál es su patrimonio? Mis ideas, mi memoria, lo que tengo en la cabeza, lo que soy. Aprendiz de mí mismo, eso he sido toda mi vida.

En el libro dice: “Me pueden apartar, me pueden jubilar, pero no me pueden jubilar de mí mismo”. Mientras me rija la cabeza y pueda ir al baño solo, estoy aquí tan campante. Ya lo he dicho: mi única ambición es morirme sin molestar.

Pero no le veo triste. Por qué voy a estarlo, no puedo estar mejor para mi edad.

Me refiero a ese Apocalipsis del que habla. Hasta hace poco pensaba que esta barbarie era una tragedia. Ahora creo que es una crisis de evolución de un sistema a otro. El cosmos no para de cambiar. Y lo mismo que ha inventado la vida y la cultura humana, inventará lo nuevo, el sistema que sustituirá al capitalismo. Yo tengo mi consuelo en mi manera de pensar, y acepto lo que se me viene encima. Por qué voy a estar triste, si estamos rodeados de milagros. Piense en un huevo. Un gran invento sin técnicos, sin científicos, sin nada. El huevo es una maravilla.

 

Enlace a la noticia:

http://www.elpais.com/articulo/portada/Somos/naturaleza/Poner/dinero/bien/supremo/nos/conduce/catastrofe/elpepusoceps/20110612elpepspor_8/Tes

 

 

Publicado en Encontrado en la red | Deja un comentario

¿De que podrían estar hechos los E.T. y de que se alimentarían?. ¿Cuál será el futuro de la humanidad?

Alguien proponía en determinado grupo de “Facebook” lo siguiente: Suponiendo que seres físicos de otros planetas nos están visitando … sean cuales sean sus intenciones, y dando por sentado que utilizan una fuente de energía infinita como la electromagnética, lo que no llego a imaginar es de que se alimentan estos seres.

 

Solo voy a hacer algo de especulación de la mano de nuevos descubrimientos científicos en nanodispositivos, materiales, etc. El caso es que como divagación y mero acto espèculativo está mejor hilvanado que muchas teorías que corren por la red (muchas francamente hilarantes) pero ya se sabe amigo mío…. FERE LIBENTER HOMINES, ID QUOD VOLUNT, CREDUNT (La gente casi siempre cree de buena gana lo que quiere). Julio César. Sin olvidar por aquello de poner dos velas, una a dios y otra al diablo que “la realidad oculta es muy incómoda y la gente prefiere fantasear con que es una fantasía”. ¡Toma Ya!

  Apunto hacia la la posibilidad de que quizás debamos de estar abiertos a que esas  inteligencias extraterrestres sean de una naturaleza totalmente inesperada e incluso  que resida en mundos donde no pueda existir vida biológica, ya que su naturaleza no  sería esa aunque sí lo hubieran sido en origen.

Podríamos hablar de consciencias en máquinas avanzadas u otro tipo de soportes  desconocidos, inmunes a las limitaciones de un cuerpo animal.

Para una civilización realmente avanzada, no sería descabellado pensar en seres  sacados de la ciencia ficción, como los replicantes de Blade Runner, HAL, Data de  Star Trek (TNG) e, incluso, de un universo en parte parecido a lo descrito en la  película Matrix.

 

Si quisiesemos enviar expediciones realmente lejos y en singladuras espaciales azarosas, nuestros mejores astronautas serían androides o máquinas inteligentes a las que quizán para aproximarnos a otras entidades biológicas diseñariamos para que tuviesen una apariencia “asumible” para los contactados.

 

De hecho, en Silicon Valley se originó el movimiento entropiano (Entropía, ver leyes de la termodinámica), que auguraba la inmortalidad al transferirse la personalidad, conocimientos y recuerdos a un soporte informático cuando acabase su ciclo el cuerpo físico. Aún está pendiente para ello el completo mapeado cerebral con todo lo que nos conforma y hace únicos, pero como la secuenciación del genoma solo es cuestión de tiempo y de asignación recursos.

 

  Tiene bastantes seguidores tanto en Silicon Valley donde se origino como entre los estudiantes y algunos docentes e investigadores del MIT. Hasta ahora una locura pero que empieza a hacerse posible con nuestro actual nivel de avance tecnológico. Así que la naturaleza de ese contacto puede ser lo más asombroso y probablemente desquiciante para los que no sean los suficientemente abiertos de mente.

 

Ampliemos:

El basamento tecnológico del acceso a la inmortalidad de la personalidad, la conciencia, los recuerdos y el ego se basan en el descubrimiento de transistores orgánicos capaces de comportarse de una forma parecida a la de una neurona biológica. Construidos a partir de nanoparticulas de oro y  moléculas de pentaceno, los nuevos NOMFET (Nanoparticle Organic Memory Field-Effect Transistor) basan su funcionamiento en una propiedad neuronal llamada plasticidad, que modula la percepción de los estímulos con el medio.

 

Básicamente, se ha demostrado que las cargas eléctricas que fluyen a través de una mezcla de un semiconductor orgánico y nanopartículas metálicas pueden comportarse de la misma manera que los neurotransmisores que se desplazan a través de una conexión sináptica en el cerebro.

 

  El proceso de comunicación entre dos neuronas mediante la  transmisión de impulsos eléctricos se denomina plasticidad, y puede  entenderse como una especie de “efecto memoria”. Esta  característica es la que permite a una neurona biológica  “aprender” a  asociar un estímulo que recibe con un estado particular de la salida. A  medida que el proceso se repite una y otra vez, la neurona va  optimizando su funcionamiento y cada vez es más eficiente  generar  una respuesta frente a  un estímulo que ya conoce.

 

En realidad, el nuevo NOMFET no hace nada que un circuito  electrónico más complejo no pueda hacer, sino que la innovación  reside en que un solo componente hace todo el trabajo. Hasta ahora, para imitar esta plasticidad, eran necesarios siete transistores CMOS (“complementary metal-oxide-semiconductor”), una de las tecnologías utilizadas masivamente para fabricar microprocesadores y memorias.

 

Cuando se convierta en un dispositivo práctico y disponible en grandes cantidades, el nuevo transistor orgánico permitirá construir una revolucionaria generación de ordenadores cuyo modo de funcionamiento se parecerá mucho al de un cerebro vivo. Estas verdaderas “redes neuronales” basadas en los NOMFET podrán resolver problemas que a los ordenadores de silicio históricamente les han resultado difíciles de abordar, como el reconocimiento de imágenes o del habla humana.

 

El cerebro humano contiene 10.000 veces más sinapsis que neuronas, lo que significa que si los científicos quieren desarrollar circuitos capaces de imitar el trabajo de nuestro cerebro necesitan desarrollar un dispositivo a nanoescala con un consumo de energía tan bajo como el de una sinapsis. Esto ha impulsado la investigación de los dispositivos sinápticos a nanoescala.

 

Se cree que el NOMFET puede  “conducirnos a sistemas tan flexibles que puedan ser programados mediante el  aprendizaje”.

 

Link:

 

http://www.nanowerk.com/spotlight/spotid=14495.php

 

Todo esto es parte de un sueño que viene de antiguo.

En 1936 un ingeniero inglés de 22 años presentó, como parte de una tarea de un curso que recibía en la Universidad de Cambridge, el diseño de una máquina extraordinaria, conocida desde entonces como la máquina de Turing ( el nombre de este joven ingeniero).

 

 La máquina de Turing era enteramente diferente a todas las máquinas de la  revolución industrial que le habían precedido, porque no trabajaba sobre  procesos materiales sino sobre procesos de información. Estando construida  con elementos totalmente materiales. Producía resultados eminentemente  intelectuales, más propios de una ” cosa pensante” que de una “cosa extensa”.  Ahora finalmente, en la computadora digital de propósito general, era posible  mostrar cómo la materia podía producir el pensamiento”.

 

Ahora la tecnología empieza a hacerlo tangible:

 

 

http://www.muyinteresante.es/nobel-de-fisica-para-los-descubridores-del-grafeno

 

  Existe un libro especialmente recomendable llamado “La Era de las Máquinas Espirituales” (The Age of Spiritual Machines) es un libro de Ray Kurzweil (1998), de gran contenido filosófico, tecnológico, informático y científico que habla de la historia de la evolución y su relación con la vida natural y la tecnología, así como el papel del hombre en la historia de ésta útima y de la informática y el futuro de la misma en su evolución hacia la relación hombre-máquina.

 

El libro está dividido en tres partes y un epílogo y se describe el protagonismo de la evolución tecnológica:

 

1ª parte: Se da a conocer el concepto de la teoría de la evolución y su aplicación en la inteligencia tanto humana como artificial. Para ello se comprende la naturaleza exponencial del tiempo de acuerdo con la Ley de Moore, a través de la historia de la Humanidad, para, así, dar lugar a la formación de una nueva inteligencia en la Tierra.

 

2ª parte: Se da a entender cómo es la limitación humana presente en los siglos XX y XXI y el papel de los cálculos y datos procesados en el hombre y la computadora, así como los avances tecnológicos que abren nuevos caminos para la integración hombre-máquina, aunque también se da a la luz las implicaciones y limitaciones de las computadoras en el contacto social con la Humanidad en 1999.

 

3ª parte: Avances futuros en la informática y en su aplicación con el hombre, aplicables para los cien años posteriores a 1999; con ello se demostrará con hechos (a modo de predicción, explicados por el autor) que la computadora será parte inalienable de la Humanidad, aunque no exenta de debates de diversa índole en todos los aspectos.

 

El epílogo contiene una reflexión acerca del papel que juegan las leyes de la evolución en el campo de la inteligencia artificial y de un posible destino de la inteligencia en el control del Universo.

 

Aunque el autor ha escrito todo el libro y en parte es explicado de manera personal por Kurzweil, no deja de sorprender una conversación a lo largo del contenido del libro en forma de entrevista con un personaje ficticio que probablemente sea el propio autor, del que revela su nombre al final (Molly).

 

En el siguiente enlace os ruego que echeis un vistazo al apartado: “Predicciones sobre los avances sucesivos de la tecnología”:

 

Link:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/La_era_de_las_m%C3%A1quinas_espirituales

 

Otro enlace a un artículo de prensa sobre el autor:

 

http://edant.clarin.com/diario/2008/03/27/conexiones/t-01636940.htm

 

A continuación (en inglés) un enlace con información al proyecto “Blue Brain” que pretende que el futuro podría ser como los propuestos en Matrix o Terminator. En cambio,  si las máquinas no se rebelan, podríamos llegar a ser inmortales y todo los problemas de la humanidad se solucionarían.

 

http://bluebrain.epfl.ch/

 

Interesante documento- ¿Será el futuro de la humanidad convertirse en androides?.

 

http://www.diegolevis.com.ar/secciones/Articulos/santiago_koval1.pdf

 

Fantaseando sobre esto, he encontrado un cuento de Isaac Asimov titulado “La última pregunta” que os puede sorprender:

 

http://ciudadanodelmundo.espacioblog.com/post/2007/02/17/la-ultima-pregunta-isaac-asimov

 

Otro interesante enlace del Biólogo Nasif Nahle:

 

http://biocab.org/Biological_Death_sp.html

 

Hala, ya hay tema para debatir si quereis…

Publicado en Mis desvaríos | Deja un comentario

ESTRATEGIAS DE MANIPULACIÓN

Estrategias de manipulación

Por: Manuel Araus y Francisco Sandalio

 

Revista Autogestión Nº 55

octubre-noviembre de 2004

 

Galbraith escribió que ‘es posible que para manipular eficazmente a la gente sea necesario hacer creer a todos que nadie les manipula’. El dominio y el control sobre las personas y los pueblos se lleva a cabo mediante técnicas de manipulación. Noam Chomsky lo expresa con estas palabras: ‘La manipulación y la utilización sectaria de la información deforman la opinión pública y anulan la capacidad del ciudadano para decidir libre y responsablemente. Si la información y la propaganda resultan armas de gran eficacia en manos de regímenes totalitarios, no dejan de serlo en los sistemas democráticos; y quien domina la información, domina en cierta forma la cultura, la ideología y, por tanto, controla también en gran medida a la sociedad’.

 

Veamos algunos sistemas:

 

Crear problemas, después ofrecer soluciones.

 

Este método es también denominado ‘problema-reacción-solución’. Se crea primero el problema, una ’situación’ prevista para suscitar una cierta reacción del público, a fin de que este sea el demandante de medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desarrolle o intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad o policíacas que limiten la libertad, o justifiquen acciones militares . O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. La estrategia del ‘poco a poco’ o la degradación progresiva. Para hacer aceptar una medida socialmente inaceptable, es suficiente aplicarla progresivamente, a lo largo de un ciclo de 10 o 20 años. De esa manera, condiciones socio-económicas radicalmente nuevas han sido impuestas: reconversiones, desempleo masivo, precariedad, flexibilidad, relocalización, salarios que ya no aseguran ingresos mínimos…

 

La estrategia del acontecimiento inevitable y la resignación.

 

Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Deja más tiempo para que la sociedad se acostumbre a la idea de un cambio inevitable y de aceptarlo con resignación cuando llegue el momento. Ejemplo: el paso hacia el Euro y la pérdida de soberanía monetaria y económica.

 

Dirigirse a un público infantilizándolo.

 

La mayoría de los programas de TV dirigidos al gran público utiliza un discurso, argumentos, personajes, y un tono particularmente infantil, como si el espectador fuera un niño de corta edad. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador u oyente, mas se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? Si se dirige a una persona como si tuviera la edad de 12 años, sin plantearle nada que le cuestione, tendrá, con cierta probabilidad, una respuesta o reacción desprovista de sentido crítico.

 

Utilizar el aspecto emocional y no la reflexión.

 

Adolf Hitler decía: ‘Por medio de hábiles mentiras, repetidas hasta la saciedad, es posible hacer creer a la gente que el cielo es el infierno y el infierno el cielo… Cuanto más grande sea la mentira, más la creen (…) Me valgo de la emoción para la mayoría y reservo la razón para la minoría’.

 

Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

 

Hacer de forma que el público sea incapaz de comprender el mundo en que vive y los métodos utilizados para su control y esclavitud. Que piense: ‘No se puede hacer nada’. Se consigue con la calidad de la educación, con la programación de los medios de comunicación. Para la mayoría, la mediocridad. La excelencia sólo para una minoría elitista. Una mentira o una media verdad repetida por un poderoso medio de comunicación, o una institución científica, en convierte en una verdad de hecho; viene a constituir ‘una creencia’, algo intocable. La propaganda tiende a favorecer no verdades sino ‘creencias’.

 

Reemplazar la acción revolucionaria por la culpabilidad y el individualismo.

 

Hacer creer al individuo que él sólo es el único responsable de su desgracia, a causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos . Así, en vez de asociarse para luchar, el individuo se autodevalúa y se culpabiliza, lo que genera un estado depresivo que le inhabilita para la acción. Un ejemplo es la aceptación de millones de personas en paro o en la precariedad sin ejercer la mínima protesta. Otro es el auge de un asistencialismo de nuevo cuño que a través de las ONG canaliza los sentimientos de culpabilidad y contribuye a eliminar la conciencia política de los problemas.

 

Conocer a los individuos mejor de lo que se conocen a si mismos.

 

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una brecha creciente entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por la élite dirigente. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el sistema ha logrado un conocimiento avanzado del ser humano. Esto significa, en la mayoría de los casos, que posee un mayor control y un mayor poder sobre las personas que las personas sobre ellas mismas. El que fuera director de la Coca Cola, David Wheldon, expresaba así su estrategia de dominación: ‘Ante la dificultad de prever como será el consumidor del futuro, la solución es crearlo nosotros mismos desde el presente con la ayuda de buenas ideas y buena publicidad. El consumidor del futuro va a estar donde queramos que esté’. La verdad es que no hay equipo de sociólogos o psicólogos capaz de rivalizar con los que emplean las grandes compañías transnacionales.

 

Controlar la democracia.

 

‘Un mundo feliz’, de Aldoux Huxley imaginaba lo que sería una dictadura perfecta: una dictadura con apariencias de democracia, con individuos genéticamente condicionados. Un sistema de esclavitud basado en el consumo y la diversión, donde los individuos amaran más que a su vida su propia servidumbre, donde ese amor llevara por nombre ‘libertad’. La manipulación es insostenible sin apariencia de democracia. La democracia real es intolerable para el que busca manipular. Reclamar hoy la democracia real, autogestión, es ilegal. Está prohibido por ley pasar de la ‘participación’.

 

Manipular el lenguaje.

 

A la miseria no se la puede llamar hambre, porque el hambre es sólo cuestión de comer. El hambre no es un asesinato político ni un genocidio, aunque deje sin vida a más de 100.000 personas a diario, sino un problema de sequía, malos gobiernos y catástrofes naturales. A la condena al trabajo forzado de los niños, esclavitud infantil, se la llama ‘trabajo de los niños’. A los países que han sido esquilmados y empobrecidos por el latrocinio de las grandes empresas y los intereses de las grandes potencias y que tratan de salir de la miseria acatando las recetas de los que les han robado, se les llama ‘en vías de desarrollo’. A los inmigrantes que huyen del hambre se les llama ‘ilegales’. A las personas que buscan trabajo se les llama ‘mercado de trabajo’ o ‘capital humano’. A las personas que ofrecen sus recursos mentales y físicos en las empresas, se las llama ‘recursos humanos’. A las ayudas humillantes que dicen prestar los que primero han robado, les llaman ‘cooperación’. A dar lo que nos sobra, delante de todo el mundo, lo llamamos ’solidaridad’. Nombrar el mundo es la base de toda humanización. Repetir las etiquetas que pone el poder para nombrarle, la de toda manipulación y degradación del ser humano.

 

La miseria más profunda que puede sufrir el hombre es la de su ignorancia promovida y consentida.

 

 

Este texto lo tomé de la publicación de Rafael Antonio Moya Martín en el grupo CIENCIA Y ESPÍRITU de Facebook.

 

José Antonio Osorio Rodríguez.

Publicado en Encontrado en la red | Deja un comentario

La Historia del San Telmo

  Esto que os voy a relatar es un suceso lúgubre y tétrico,  como un cuento de Edgar Allan  Poe, pero con personajes  reales que una vez existieron, y cuya triste historia a  continuación os relato: Después del desastre de Trafalgar,  la Armada española quedó sin  navíos, justo en el  momento histórico en que más necesitada estaba España  de ellos;  con los territorios americanos en plena  efervescencia y deseos de emancipación de la  metrópoli.  Uno de los más agitados era Perú. No había tiempo para  acometer la  construcción de una nueva flota, y se  compraron, al Zar de Rusia, 12 navíos de guerra.  Ese sería  el destino de uno de ellos, rebautizado como el San  Telmo. Navío de 3 puentes  y fuertemente artillado. Su  casco completamente negro y su elevado castillo le daban  un aire lúgubre que atenazaba el ánimo de los que  componían su dotación. Por todo  Cádiz empezó a correr  la voz de que el San Telmo no era a propósito de esta  expedición.  Los presagios más fatales se sucedían unos a  otros y pocos dudaban en Cádiz de que el  buque tendría  un fin fatal. A pesar de esto el barco, carenado de nuevo y  minuciosamente reconocido por los ingenieros navales,  fue pertrechado y avituallado.  Con una dotación de 1.500  hombres se hizo a la mar bajo un cielo encapotado y  sombrío. El pueblo gaditano sobre las murallas de la  ciudad, contemplaba abatido las maniobras de aparejar y  levar anclas. Todos los que tenían seres queridos a bordo  tenían un triste presagio ¡Ya no los volveremos a ver  más!. Pasaron días, meses y años, y no se volvió a tener  noticias del San Telmo; había desaparecido cual fantasma  entre las brumas del mar. Los tristes presagios se habían cumplido, pero, ¿Cuál había sido el destino del buque negro?.

Pasó el tiempo y el San Telmo se convirtió en leyenda. Una mañana aburrida, paseando entré en una vieja almoneda y rebuscando entre los lotes de libros viejos hallé un volumen perteneciente a un viejo cuaderno de bitácora de un antiguo vapor correo que hizo la ruta de América y encallara en la costa una noche de galerna. Como era realmente poco lo que por él me pedían decidí adquirirlo y me lo llevé a casa para echarle un vistazo. Sin embargo al entrar se me cayo el viejo tomo al suelo, y un legajo que no formaba parte del original apareció ante mi vista. Me puse a ojearlo por curiosidad, y ya no pude dejarlo hasta el final. Aquello era… ¡La verdadera historia del San Telmo! Contada por el capitán del vapor de infausta suerte, y cuyo relato es el siguiente: Habiendo salido del puerto de El Callao con tiempo bonancible, enfilamos rumbo al Cabo de Hornos, una vez remontado este, un frío glacial me despertó en mi camarote. Estaba inquieto y atenazado por una sensación que no podía explicar. Me abrigué y subí al puente de mi barco. El amanecer se presentaba sombrío y a lo lejos, en nuestro mismo rumbo una banda blanquecina llamó inmediatamente mi atención. Le pregunté al piloto ¿Ve usted eso?. Sí, me contestó. Pues de ahí viene este frío atroz. Un banco flotante de hielo, que si mis cálculos no eran erróneos, debería tener mas de una milla de longitud, arrastrada por las corrientes. Maniobré para poner mi buque fuera de su alcance, y una vez clareado el día me dispuse a observarlo con mi catalejo y observamos una masa negra que contrastaba con el blanco del hielo que la aprisionaba. Llenos de curiosidad, manteniendo el barco al pairo, arriamos una chalupa y nos embarcamos el piloto, cuatro marineros y yo.

Próximos al objeto negro pudimos observar con asombro que era el casco de un gran navío casi desarbolado. Tenía 3 puentes y por las abiertas portas asomaban las bocas de los imponentes cañones. Aquel desdichado navío estaba aprisionado en el hielo por su proa, y ocultaba una gran parte de esta. Grande fue nuestro asombro al ver en su popa el escudo de armas de España y debajo del mismo en gruesos caracteres su nombre… San Telmo. El navío permanecía silencioso, era preciso averiguar si su tripulación se había puesto a salvo en las lanchas salvavidas o había perecido a bordo. Trepamos como ágiles ardillas por los cadenotes de la banda de estribor el piloto y yo. Un cadáver ya petrificado estaba acurrucado a la entrada de una espaciosa escalera que conducía al castillo de popa, como única presencia humana en su cubierta. En los entrepuentes sobre los costados, no estaban enganchados los botes, por lo que deduje que la tripulación había intentado ponerse a salvo en ellos, pereciendo víctimas de cualquier tempestad, ya que de haberse salvado alguien, alguna noticia se habría tenido en España. Pero… ¿Qué significaba aquel cadáver allí acurrucado?, ¿Por qué estaba allí aquel hombre?, ¿Por qué no había huido como los demás?. Decidimos desvelar este enigma… En los entrepuentes no hallamos ningún cuerpo. Ropas, enseres y pertrechos revueltos y en desorden daban su crónica de desesperación y espanto de unos hombres en sus últimos momentos. Tras recorrerlos sin hallar la respuesta que buscábamos volvimos a subir a cubierta. Teníamos que visitar aún los camarotes de los oficiales. Todo estaba también allí en revuelta confusión. ¡Que triste abandono y soledad!. En la cámara del capitán nos esperaba una macabra sorpresa; en ella había dos cadáveres: el de un hombre y el de un corpulento perro. No había señales de putrefacción, el frío los conservaba en perfecto estado. El cuerpo que supuse del capitán estaba rígido como una piedra. Aquel imponente casco negro se había convertido en el enorme ataúd de dos cadáveres. De pronto encontré el cuaderno de bitácora del San Telmo: únicamente él podía arrojar alguna luz sobre lo sucedido. Salimos con dicho cuaderno del barco y lo abandonamos ante el peligro de que arreciara el viento y mi buque corriese la misma nefasta suerte del San Telmo. Una vez en mi cámara me dispuse a desvelar su terrible secreto.

  El diario de a bordo escrito por el comandante del San Telmo me sobrecogió el alma. En un estilo lacónico desgranaba los acontecimientos de los últimos días del navío bajo su mando, y a él le cedo la continuación de este relato que transcribo a partir de la fecha del día 24 de Julio: En las proximidades del Cabo de Hornos y tras haber sufrido desde el día 20 los rigores de los temporales perdiéramos gran parte de la arboladura. A eso de las 3 de la madrugada, de forma imprevista, sentimos un fuerte choque que hizo crujir horriblemente al navío el cual había perdido el rumbo y parecía estacionado. Pese a la falta de luz pudimos averiguar que habíamos encallado en un banco de hielo. Tras la lógica alarma decidimos esperar a la luz del día. Día 25: Acabamos de sondar el barco, por fortuna no hacía agua, reconocimos el banco de hielo ¡Es enorme!, Medirá algo mas de una milla de longitud. Cambiamos el aparejo para librarnos de esa inmensa mole blanca, pero nuestros esfuerzos han resultado infructuosos.

El banco de hielo va en dirección sur y enclavados en él seguimos el mismo derrotero que la montaña flotante. Día 26: ¡La situación es la misma!, ¡Los vientos han amainado y sufrimos un frío glacial que nos hiela hasta los huesos!. Hemos botado al mar 3 chalupas con el objeto de que viesen si podían divisar alguna embarcación que nos auxiliara. ¡Las 3 han regresado al oscurecer sin haber visto buque alguno!. Hoy tuvo lugar a bordo una triste ceremonia, cual fue arrojar al mar los cadáveres de dos marineros víctimas del escorbuto. Los cadáveres dentro de dos fuertes sacos de lona y lastrados los pies por pesados lingotes de hierro fueron lanzados al mar, acompañados por las preces del capellán del barco, y en presencia de toda la tripulación que despedía sobrecogida a sus dos desafortunados compañeros. ¡Dios se apiade de sus almas!……

Han transcurrido muchos días, no sé cuantos. ¡No los he contado!, ¿Para qué?. El desaliento se ha apoderado de mí y mi antigua energía ha desaparecido. Es imposible tomar ninguna medida que nos libere de este infierno blanco que nos aprisiona. ¡Pesa sobre nosotros la mano de un amargo destino! …………. La insubordinación enmascarada hasta ahora, se ha quitado la máscara. ¡Mi autoridad es ya solamente un ridículo fantasma! ¡Si pretendiese imponer un castigo a alguno de los más culpables o dictar una orden, sería desobedecido! ………… Sé que pretenden abandonar el navío, alejándose en los botes y embarcando víveres, agua, y algunas armas de fuego. No se ocultan como antes para tratar de su proyecto: hablan de él en voz alta, y delante de mí, como si yo no existiera……. Acabo de intentar mi último esfuerzo para disuadirles de su proyecto poniendo patente lo descabellado del mismo: distamos 300 millas, por lo menos, del Cabo de Hornos, que es el lugar de tierra más cercano. Puedo asegurar que es imposible llegar a tierra en los botes, cruzando esta mar bravía con vientos furiosos. ¡No sirvió de nada!. Intenté apelar a las leyes del honor, pero mis palabras no obtuvieron el menor fruto. Ante esta actitud me negué a embarcar con ellos en los botes. ¡No abandonaré el San Telmo!. Lo confió S.M. a mi lealtad, y sólo lo abandonaré al perder la existencia. ¡Partíd todos, abandonádme en él, y el cielo resolverá lo que ha de ser de mí!. Respecto a poder salvaros, sólo os haré una observación, y es que penséis en la distancia enorme que os separa de la tierra más cercana. Aun con una mar menos inquieta, y vientos más suaves, no podréis llegar a ella, porque los víveres y el agua, especialmente, os faltarán en breve. Me diréis que cualquier barco os podrá recoger a bordo. ¿Estáis seguros de encontrar en estos derroteros tal barco que os auxilie?……..

  ¡Nada conseguí con ello!. Me encerré en mi cámara con mi perro oyendo el alboroto de la carga de las lanchas. Poco después la agitación cesó por completo: ¡Habían partido!…… Me encontraba solo con la única compañía de mi fiel perro Diógenes que me acompañaba siempre desde que era un cachorro, y que me miraba fijamente, como si pretendiese adivinar en mi semblante el motivo de la pena que este reflejaba. ¡Pobre perro, inseparable compañero y amigo!……… Han llamado a la puerta de mi cámara. Di un salto y Diógenes gruñó. ¿Quién podría ser?, ¿No me había quedado solo?… Abrí la puerta y mi alegría fue enorme al ver a D. Matías, condestable de artillería y hombre de irreprochable conducta. Me saludó militarmente y dijo que iba a ponerse a mis órdenes. Sentí un gran alivio en el corazón al saber que no estaba completamente solo en este desierto de hielo. Don Matías me dijo que los insubordinados nos habían dejado vituallas para dos meses. Durante dos meses pueden suceder muchas cosas: puede acercársenos un buque que nos dé auxilio…../….. Ha empezado a soplar un viento furioso, acompañado de una copiosa nevada. ¡El frío es insoportable!. Subí a cubierta con un catalejo acordándome de los que acababan de partir. Casi no pude distinguirlos entre el embravecido mar, donde las atestadas lanchas apenas podían mantenerse a flote. ¡Su situación era crítica!, Me parece totalmente imposible que puedan llegar a ver la luz del nuevo día…../…. Han pasado ya 2 meses desde aquel día en que no he vuelto a ver a mi tripulación. El buen condestable y yo estamos en tal estado de penuria que apenas nos quedan víveres para 3 días. Acabamos de divisar un buque de alto bordo, que navega con dirección hacia el este. D. Tomás disparó uno tras otro dos cañonazos, pidiendo auxilio, y el buque pasó de largo. ¡Es imposible que no hubiese oído nuestras salvas!. Abandonados a nuestra suerte en este infierno blanco a bordo de este casco negro que navega a impulsos de la fatalidad, estamos destinados a morir miserablemente de hambre y frío. ……/……

  Ultima anotación del cuaderno de bitácora: ¡Ha llegado el término fatal!, ¡Mi pobre  compañero ha muerto!, ¡Hice todo lo posible para salvar su existencia!. Se ha acurrucado  cerca de la escalerilla de popa, y el sueño de la muerte se ha apoderado de él. ¡No he podido  moverlo de aquél sitio!, ¡Estoy tan débil!… ¡Las fuerzas me abandonan y me siento morir!…  Diógenes se arrastra lastimosamente. Le he arrojado mi último pedazo de galleta: se ha  lanzado sobre él con precipitación, y al ver el ansia con que lo devoraba, mis ojos se han  llenado de lágrimas……….. El sueño pesa sobre mis párpados. Sé por experiencia lo que esto  significa. ¡La muerte no tardará en poner fin a esta mísera existencia!. ¡Adiós esperanzas,  adiós tranquilo hogar, adiós soleada Patria y adiós tétrico navío San Telmo, que guardarás  nuestros despojos y serás finalmente de este mar avaro que hace tanto tiempo que reclama ya  su presa!.
Así terminaban, con letra casi ilegible, las últimas anotaciones del capitán del barco negro.  No pude reprimir unas lagrimas por el desafortunado fin de unos compatriotas de los que nada se sabía en España desde que partieran del puerto de Cádiz con tan malos augurios. Cuando tocase puerto español, al menos las familias de la desdichada dotación acabarían con la terrible incertidumbre sobre su ignota suerte.

Esta historia relatada por el capitán del vapor, jamás saldría a la luz. Quizás contagiado por la nefasta suerte del San Telmo, no llegó jamás a tocar puerto. Encalló en la costa una terrible noche de galerna, perdiéndose carga, pasaje y tripulación. Su cuaderno de bitácora quizás fuese parte del botín de los típicos saqueadores de naufragios en las costas y permaneció olvidado hasta que la casualidad lo puso en mis manos para transmitiros a todos vosotros esta terrible historia, de un barco negro y maldito que sirvió de ataúd a sus últimos tripulantes y cuya historia hoy conocéis….. ¡Descansen en paz!.

José Antonio Osorio Rodríguez

Publicado en Relatos cortos | 2 comentarios

Un viejo relato recuperado del recuerdo… La KDD

Eran las 08 de la mañana y el despertador empezó a sonar con estridente zumbido, tan estridente como inútil, por que José había pasado toda la noche en vela dando vueltas en la cama sin poder dormir, hoy era el gran día, que llevaba esperando desde hacía 2 semanas. Por fin iba asistir a su primera KDD con los colegas del IRC en Madrid y conocería en persona aquellos NICKS sin rostro de los que ignoraba hasta su voz pero que conocía desde hace 6 meses en que empezó a adentrarse en ese mundillo de los CHATS. Allí después de deambular por distintos canales acabó entrando por casualidad en uno con no demasiada gente pero cuyo ambiente le gustó. Encontró personajes de las más diversas cataduras y entre ellos a un grupito con el que sintonizó rápidamente y con los que se encontraba especialmente a gusto. De hecho se le pasaban las noches hasta bien entrada la madrugada chateando con ellos sin acordarse ni de la hora que era, ¡El tiempo se le pasaba volando!. Allí “conoció” a una mujer, o mejor dicho, a un NICK con la que se pasaba las horas en “privados” contándole cosas que no contaba ni a sus amigos más íntimos ni a su familia, intercambiando ideas y pensamientos, estableciendo complicidades, sin percatarse de que poco a poco, casi inadvertidamente, empezaba a sentir algo por aquella persona de la que no conocía ni su rostro, ni su voz. Con el tiempo intercambiaron fotos y más sentimientos, hasta que se dio cuenta de que verdaderamente le importaban las cosas que le sucedían a su amiga de estos meses atrás. Es mas, se dio cuenta de que se estaba enamorando de un NICK y una dirección de correo electrónico. Nadie entendería esa relación si decidiera contárselo a su familia o a sus amigos, seguro que pensaría que se había vuelto loco, él mismo lo pensaba a veces y se prometía abandonar lo que empezaba a parecerle una especie de patología insana y compulsiva por el chat. Circulaban por la red historias para todos los gustos de personas que habían tenido malos rollos y se habían visto envueltos en situaciones comprometidas con personajes que conocieron en el IRC, y esto le preocupaba, pero estaba seguro de no equivocarse, o al menos intentaba convencerse de que este no era el caso. Además para él este era el gran día en que conocería en persona a esa mujer por la que sentía algo que si no era amor se le debería aproximar bastante. ¡Tenía que ir fuese como fuese!.

A esa misma hora Martina empezaba a despertarse, tenía muchas cosas que hacer, entre ellas ir a la peluquería, y a la boutique para escoger un modelito para la cena de esa noche con los colegas del canal de IRC que habían acordado hacer una KDD en Madrid para conocerse. Venían de los 4 puntos cardinales para estar juntos y dejar de ser NICKS anónimos en una pantalla de ordenador, pero había uno que llevaba meses trayéndola de cabeza. La cosa había empezado de una manera bastante banal: Mucho jajaja, mucho XD, y muchas trivialidades hasta que poco a poco se fue enganchando con él intercambiando pensamientos e ideas, descubriendo que tenían muchas cosas en común. De ahí se pasó al intercambio de los sentimientos más profundos y las confesiones más personales, que no compartía ni con sus más íntimos. Se resistía a creerlo, pero se había enamorado de alguien a quién no conocía personalmente. Y hoy era el día, el gran día, en que descubriría a su amado y deseado “nick”. Su familia se marchó de fin de semana y no volvería hasta mañana, con lo que se ahorraría tener que entrar en explicaciones que ella misma no era capaz de dar.

José terminó de desayunar y enfundado en su traje de cuero se dirigió al garaje dónde le esperaba su segundo gran amor. Su nueva adquisición le esperaba con su vistoso carenado esperando sentir el contacto de su cuerpo y darle todas las sensaciones que esperaba de ella. José miró su nueva moto, le parecía aún más imponente que cuando la vio en el concesionario y se prendó de sus insinuantes curvas. ¡Fue un verdadero flechazo!, en seguida que la vio supo que era para él. Sintió su tacto antes de enfundarse los guantes y ajustarse el casco integral. Tenía por delante casi 600 Km. para compartir con ella y disfrutar de la exuberante potencia que anunciaba su ficha técnica. Era una excelente ocasión para probarla a fondo tras sacarla el día anterior del concesionario para llevarla al garaje que sería su nuevo hogar. José dio el contacto y la deportiva que le correspondió con un sonido ronco y poderoso de máquina perfecta. Metió la primera velocidad y empezó a moverse suavemente para salir del garaje rumbo a Madrid.

José estaba entusiasmado con su nueva adquisición, era todo nobleza de reacciones, respondía a las insinuaciones de su piloto como si leyera su mente. Aceleraba y corría como el no lo había hecho nunca, las rectas de la autovía resultaban cortas. En las curvas la moto trazaba con toda limpieza y finura para a la salida lanzarse disparada hasta la siguiente curva en un verdadero éxtasis de sensaciones que hacían que la adrenalina de José se disparase a niveles hasta entonces nunca alcanzados. En su mente había en ese instante dos amores, uno por aquella mujer a la que por fin iba a conocer, y otro por la montura que pilotaba y que le prometía las mayores satisfacciones.

Martina había pasado la treintena, pero parecía una adolescente ilusionada, a la que las horas se le hacían demasiado largas esperando el momento de la KDD para conocer por fin a José. Escogió lo que iba a ponerse y el perfume que usaría. Quería estar radiante aquella noche para él. Soñaba despierta como una colegiala historias de amor que protagonizaría junto a su novio del IRC y se imaginaba a sí misma como la heroína de aquellas novelas románticas de su adolescencia.

José circulaba por la autovía a lomos de su novia mecánica sin poder dejar de pensar en Martina, que hoy iba a dejar de ser un “nick” en el monitor de su ordenador para convertirse en un ser de carne y hueso con la que soñaba aventuras y viajes que emprendería con ella a la grupa de su motocicleta sintiendo el contacto de ambas. Estaba soñando despierto, y aceleraba cada vez mas deseando acortar la distancia y el tiempo que aun le separaba de aquella mujer que le había calado tan hondo aún antes de conocerla, y con la que había desnudado su alma y compartido confidencias que no había compartido antes con nadie. Se acercaba a una curva, e inclinó la moto trazando la trayectoria con precisión, cuando una mancha de gasoil, seguramente perdido por algún camión, hizo derrapar la moto a mas de 240 Km. por hora. José vio como se iba descontroladamente contra el guardarrail que se acercaba a velocidad de vértigo sin poder hacer nada por evitarlo. Cuándo impactó con su cuerpo contra la dura y fría superficie de metal vio como un fogonazo deslumbrador, y después ¡Nada!… solo la oscuridad y el silencio.

Era la hora de la KDD, y todos fueron llegando y presentándose. Martina estaba resplandeciente, esperaba a José que por fin dejaría de ser una línea de texto a continuación de un “nick” en la pantalla, pero no llegaba. Habían empezado a cenar y aún tenía la esperanza de que apareciera. ¿Se habría perdido por Madrid?, ¿Sabrá encontrar el sitio?. Intentó llamarle a su teléfono móvil, pero una anodina voz pregrabada le decía insistentemente que el abonado no estaba disponible o se encontraba fuera de cobertura remitiéndole a su buzón de voz. La reunión estaba bastante animada, pero Martina se encontraba completamente ausente, estaba dolida con José por haberla plantado aquél día en el que volvió a sentir igual que cuando tenía 16 años. No le perdonaría esto jamás, y se prometió que no volvería a caer en otro error semejante, de echo había decidido no volver a chatear mas, no soportaría otra desilusión semejante. ¡Se odiaba a sí misma por haber sido tan ingenua y creer en cuentos de hadas!. Pensó que había sido objeto de burla por parte de un tipejo que jugó con sus sentimientos desde la impunidad que da el anonimato de un NICK.
La reunión terminó y todos volvieron a sus casas. Aquella noche Martina lloró de rabia consigo misma, hasta que el cansancio la rindió. A la mañana siguiente llegó su familia y le preguntaron si le pasó algo, la notaban como ausente. Mientras comían, el televisor estaba dando las noticias, en particular las cifras de siniestralidad del fin de semana en la carretera, al tiempo que mostraba las imágenes del aparatoso accidente de una moto en la M-30 que había chocado contra el guardarrail. Alguien comentó… ¡Desde luego el tío debería ir como loco!, ¡A saber en que estaría pensando para irse de esa forma contra el guardarrail!. Martina no dijo nada, su cabeza estaba en otro sitio, estaba pensando en que aquella misma noche buscaría a José por los canales para pedirle explicaciones por dejarla plantada en un día que ella pensaba que sería muy “especial” para los dos, pero quién sabe, quizás el muy cobarde hasta puede que se cambie de “nick” y no de la cara con ella, de hecho, pensó que para ella a partir de ese momento, José estaría muerto para siempre, y se reprocho el haberse dejado llevar, y comportarse como una colegiala estúpida y no como una mujer responsable, que es lo que se debería esperar de ella.

José Antonio Osorio Rodríguez

Publicado en Relatos cortos | Etiquetado | Deja un comentario

¿Que sucede al votar en blanco, nulo o abstenerse?… Instructivo

El texto no es mío, pero lo considero muy instructivo para valorar adecuadamente las consecuencias de votar nulo, en blanco o no votar….

Probablemente has pensado en votar en blanco, votar nulo o, directamente, no moverte de la butaca de tu casa el 22 de mayo. Si es así, tómate diez minutos y lee este post mientras te tomas el café,  porque voy a intentar hacerte ver de qué sirve cada una de las tres  posiciones tal como están las cosas en España, con los datos en la mano y  por qué #nolesvotes no te recomienda ninguna.

La abstención

#novotes es un hashtag que se deja ver junto con el de #abstencion mucho al igual que el de #nolesvotes. A veces incluso juntos. Pero no revueltos. No son lo mismo. Cuando alguien te dice que no votes, o decides no votar estás absteniéndote de expresar tu opinión en las urnas.Abstenerse es simplemente no votar. Quedarte en casa el día 22 de mayo viendo la tele y punto.

La diferencia sutil entre la gente de #novotes y la de #nolesvotes es  que mientras la primera te dice que te abstengas, la segunda te dice  que no te abstengas, pero que no votes a los de siempre. ¿A quién hacerle caso? Por supuesto, a quien tú quieras, el voto es tuyo. Pero antes de decidir toma esto en cuenta.

Si no votas, probablemente es para expresar tu descontento con la situación de la política española. Probablemente digas “estoy en contra de un sistema que me toma el pelo, así que no participo en el sistema“. Algunos de los que han montado la página de Facebook de malestar.org, piensan así. Muchos de vosotros seguro que también. No obstante, los no-votos en el sistema electoral español no cuentan nunca. Ni para mal, ni para bien.

Pongámonos en antecedentes. Si leísteis mi post del martes, ya sabréis la historia de las elecciones catalanas. En 2010 igual que en 2006, la fuerza más votada en las elecciones catalanas fue la abstención,  con un 40% y 43% de abstenciones respectivamente. Ningún partido superó  esos porcentajes en ninguna de las dos ocasiones. Ni siquiera el  partido más votado, CiU. De hecho en las de 2006, a pesar de no haber  ganado ninguno, los partidos del tripartito se propusieron tumbar al  partido más votado y juntando sus cachitos, hicieron gobierno por encima  de la voluntad popular.

El caso del referéndum para la Constitución Europea es el más chocante. Según el Gobierno, de cara a la Unión Europea,  fuimos el primer país en aprobar la Constitución Europea por mayoría en  referéndum. El caso es que sí, el 76% de los votos fue para el sí, por  lo que la Constitución fue aprobada por una amplia mayoría. Eso sí, solo  fue a votar el 42% del censo. Casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No. La Constitución se aprobó pese a ello.

Por lo tanto, en España, la abstención no significa que estés en contra del sistema. En España tu no-voto se va a tomar como un voto a la mayoría.  Un “me da igual lo que salga, ya veremos cómo me las apaño luego”. Si  realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que suba el  paro, la gasolina, las hipotecas, la delincuencia… En fin, eres libre  de no votar. Pero si estás hartito o hartita de este tinglado, no tienes  más remedio que ir a votar si quieres que se te oiga. Si no, tu  abstención se la van a pasar por el forro.

Curiosamente, echando la vista atrás, si revisas los datos de todas  las elecciones generales en España, la abstención nunca ha bajado del  20% ni ha subido del 32%. Eso quiere decir que siempre, más de dos  terceras partes de los votantes censados ha ido a votar. ¿Pero sabes  cuándo se ha ido a votar más masivamente? Cuando había necesidad de  cambio.

  1. En 1977. Hubo solo un 21% de abstenciones, a pesar  de que los españoles estaban poco acostumbrados a votar, recién  saliditos de una dictadura. ¿Por qué? ¿Las ansias de cambio, quizá? ¿La  necesidad de validar la nueva democracia? ¿Las ganas de  ser ellos mismos quienes decidiesen su futuro? Seguramente. Las  siguientes elecciones de 1979, obligadas tras ratificar la Constitución,  volvieron a dar a UCD como ganador. Parece que la gente ya daba las  cosas por logradas, porque la abstención (la gente del “me da igual”)  subió al 31% de golpe, hasta que pasó algo gordo.
  2. En 1982 se registró la menor abstención de la  historia. El 80% de los españoles salieron a votar masivamente. Solo el  20% se abstuvo. De nuevo con las ansias de cambio. Adolfo Suárez había  dimitido. Acabábamos de tener el famoso 23-F. La democracia había  subsistido, mantenida con palillos y había que revalidarla, no fuese a  ser que a alguien se le ocurriese quitárnosla. Sin duda, un momento  histórico que, también significó un cambio. De UCD pasamos al PSOE de Felipe González.
  3. La abstención volvió a fluctuar en torno al 30% hasta otro mínimo: en 1996. Bajó hasta el 22,6%. Curiosamente con otro cambio: los votantes escogieron al PP después de una serie de escándalos del PSOE. Y ahí se quedó hasta que se le ocurrió meterse en la guerra de Irak.
  4. En 2004, después de haber pasado por otro despunte  superior al 31% de no-votos al “me da igual”, la abstención volvió a  bajar hasta el 24% a favor del cambio. El cambio relativo. El cambio de  nuevo al PSOE, que lleva ahí desde entonces.

Como queda patente, la lectura que se hace en la sociedad y la política españolas del no-voto o abstención no es de rebeldía contra el sistema. Es más bien de continuismo. Las elecciones en las que hay abstención, mantienen el status quo conseguido en las anteriores. Las elecciones en las que hay alta participación generan cambios.

Si pretendes quejarte con tu abstención, te recomiendo que consideres una mejor manera de hacerlo, porque si no, te van a tomar por el pito del sereno.

El voto nulo

El voto nulo es el voto ambiguo. Los votos con  papeletas no oficiales, votos a más de un candidato, votos rotos, votos  con dibujitos, etcétera, todos esos son votos nulos, porque aunque el  votante se ha personado para dar su voto, el voto no se atiene a las reglas de los votos.

Este voto, igual que las abstenciones, no suma votos en el cómputo global de votos emitidosy, para los efectos, es lo mismo. Se registra como nulo para que la  contabilización al final de la jornada, entre válidos, nulos y  abstenciones, sume el 100% y nadie diga que ha habido tongo.

Históricamente, en España, siempre ha habido muy pocos votos nulos. En las generales sólo ha superado el 1% las primeras 4  elecciones de 1977, 1979, 1982 y 1986, y se lo podríamos achacar  perfectamente a que estaban todavía aprendiendo cómo funcionaba eso de  votar.

El hecho de que el voto nulo no sea computable lo hace una muy mala elección si quieres cambiar las cosas.  A todos los efectos, en España funciona igual que una abstención. Y si  las abstenciones no hacen nada por el cambio, imagínate lo que hacen los  votos nulos que prácticamente no superan el 2%.

En #nolesvotes te podríamos pedir que votaras a “Conejitos suicidas” o al “Partido de la Pantoja de Puerto Rico“, o a cualquier chorrada que te viniese a la mente. Incluso meter una pegatina de #nolesvotes en el sobre. Daría igual. Tu voto sería igualmente nulo y dejarías las  cosas igual, porque tu voto no sería válido. Sería papel mojado.

El voto en blanco

Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo 96, punto 5: “Se considera voto en blanco, pero válido,  el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el  Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de  los candidatos”.

¿Qué los diferencia de una abstención o un voto nulo? El tema de que sea un voto “válido”. El voto en blanco es válido porque sí cuenta para el cómputo final de votos. Pero si te piensas que se va a traducir en escaños en blanco, te equivocas de pleno. Entonces, ¿qué se hace con ellos?

Si has oído que son votos que se dan al partido más votado, o que se distribuyen entre los más votados, no es cierto. Pero sí perjudican a los partidos menos votados.  En España no se utiliza un sistema proporcional normal y lógico, en el  que cada partido se lleva el tanto por ciento de escaños que ha  conseguido en las urnas. En España utilizamos una complicada fórmula  matemática, la ley d’Hont (explicada pasito a pasito aquí y aquí), con una regla de salida básica: si no llegas al 3% de los votos, no entras en el juego. Los votos en blanco, aunque no se le reparten a nadie, sí que hacen el saco de votos más grande, con lo que los porcentajes, se hacen más pequeños. Como consecuencia los partidos con menos votos salen perdiendo.

Además, los artículos 68 y 69 de la Constitución Española establecen que la circunscripción electoral para las elecciones generales (Congreso y Senado) es la provincia. Eso quiere decir que, aunque un partido se pase del 3% en el recuento de votos nacional, si provincia a provincia no llega al 3%, queda eliminado.  En las últimas elecciones generales, le pasó a IU de manera  escandalosa. Aunque sacó más votos que CiU en las elecciones al  Congreso, sacó 8 diputados menos. ¿Por qué? Porque circunscripción a  circunscripción había quedado eliminada, a pesar de tener un total  nacional superior.

En las próximas elecciones municipales y autonómicas pasa tres cuartos de lo mismo. Cada autonomía tiene su propia Ley Electoral, siendo la Valenciana de las más hirientes contra los partidos minoritarios, ya que eleva el  mínimo al 5%. No obstante, como la circunscripción electoral sigue  siendo la provincia, aunque un partido llegue al 5% global en  todas las provincias de la autonomía, o incluso al 10%, o al 12%, no  tendrá acceso a escaño si no llega al 5% al menos en una de ellas.

Luego, votar en blanco hace más difícil a los partidos pequeños más difícil llegar a obtener escaños, o lo que es lo mismo, hace más fácil a los partidos mayoritarios obtenerlos. De ahí que el voto en blanco acreciente las injusticias electorales y que #nolesvotes no te lo recomiende.

En todo caso, hay una iniciativa llamada “Ciudadanos en Blanco” que te proponen que les votes a ellos. Ellos a cambio, cada escaño que consigan lo dejarán vacío,  siempre que legalmente sea posible. Y cuando no lo sea, no lo  defenderán ni votarán en los plenos, excepto si es para votar que los  votos en blanco se conviertan en asientos vacíos en una futura Ley  Electoral.

En resumen

Estás jodido. O jodida. Porque te  puedes quejar todo lo que quieras, tenemos libertad de expresión, pero  si no sales a votar el 22 de mayo, las cosas no van a cambiar. Claro,  viendo que abstenerte no es una opción, romper tu papeleta tampoco y  dejar el sobre vacío menos todavía… ¿qué hacemos?

#nolesvotes es una gran alternativa. No es un partido político, ni es una organización. Es unaidea.  Una idea lógica después de haber visto lo que acabas de ver. “Si no  quiero el sistema actual, no quiero votar PP, no quiero votar PSOE, pero  no quiero tampoco que salgan elegidos por mi inacción, porque me tienen  hartito, voto a los demás.”

¿Qué consigues con eso? En primer lugar, si diversificamos el voto, la ley d’Hont es más difícil de aplicar y menos abusiva.  Repartir los escaños entre cinco partidos donde dos quedan eliminados y  otros dos tienen en conjunto el 70% de los votos restantes es favorecer  el bipartidismo. Si bajamos ese 70% y subimos el resto, favorecemos que  la representación en las cortes autonómicas y los ayuntamientos sea más  equitativo castigamos verdaderamente a la clase política asentada, porque entonces es cuando verdaderamente pierden poder.

En segundo lugar, ayudamos a que las formaciones políticas que quedan injustamente excluidas por la barrera del 3% o el 5% y la circunscripción electoral tengan opciones a conseguir escaños en las autonomías. Aunque no consigan todos los que les corresponden  por derecho porcentualmente, al menos tendrán la oportunidad de dejar  oír su voz y defender tu voto.

Por último conseguimos un cambio aún más grande: en la ciudadanía. Porque #nolesvotes no te pide que des tu voto indiscriminadamente a cualquiera. Te pide que te informes de las alternativas y escojas la que te parezca mejor a ti. La ciudadanía tiende a pensar que si no  votamos PP hay que votar PSOE, porque PP y PSOE nos invitan a pensar  así. Pero eso no es cierto. Hay otros partidos a los que, tal vez por  ser pequeños, tal vez por pensar que no van a llegar a ese 3%, tal vez  por pensar que es tirar tu voto, no les das ni la oportunidad de leerte  su programa electoral. ¿Y si tienen ideas buenas? ¿Vas a  permitir que se pierdan esas ideas por seguir la misma tendencia de  siempre? ¿Y si quieren cambiar este sistema electoral por uno mejor? ¿No  sería eso digno de ser votado?

Pues ale. Si ya te has terminado el café, piensa sobre todo esto. Compártelo con quien quieras.Busca alternativas. Pero sobre todo, el 22 de mayo #nolesvotes, pero vota.

Fuente: http://www.pateandopiedras.com/2011/04/la-diferencia-entre-abstenerse-votar-en-blanco-y-el-no-les-votes/

Publicado en Encontrado en la red | Deja un comentario

En Radio Candelaria con Juanjo Sedeño y su programa La Puerta Estelar

 

 

 

 

 

 

 

 

Fué un lujo conocer a Juanjo Sedeño, conductor del programa radiofónico “La Puerta Estelar”. A poco que tratas con él te das cuenta de que es muy “buena gente” y aún mejor profesional de la radio. Hablamos de piratas, de antiquísimos símbolos de nuestros ancestros, de los secretos de las Catedrales Góticas, etc.

¡Os va a interesar!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Podcast del programa.

 

 

 

Publicado en Programas de radio | Deja un comentario